Café Central en Viena

Café Central

Además de la música de Mozart, cuando visitas Viena, debes experimentar los tradicionales establecimientos de café en Viena. Estos cafés son lugares de reunión social muy diferente a la media de Starbucks. Uno de los mejores en Viena es Café Central, situado en el Palais Ferstel, en Innere Stadt (primer distrito de Viena).

Este café está abierto desde 1860, ganando una reputación rápida entre los políticos, escritores y filósofos. No sólo era conocido como uno de los lugares de reunión para discutir ideas, sino también era conocido por cosas como torneos de ajedrez y juegos, lo que atrajo a una gran mayoría de personas distinguidas e intelectuales.

En 1986, el café entero fue renovado, después de tomar un tiempo libre al final de la Segunda Guerra Mundial. Hoy, es otra vez un punto popular en Viena y se ha convertido en destino turístico por derecho propio.

Al entrar en el café serás recibido por el escritor Peter Altenberg – No, por supuesto, en persona, sino como un modelo de tamaño natural. Altenberg era un cliente habitual y, a menudo dio su dirección como “Viena 1, Café Central”. Otros clientes habituales que le dieron “renombre” al café y lo convirtieron en una institución vienesa son Egon Friedell, Hugo von Hofmannsthal, Leo Perutz, Leon Trotsky, Anton Kuh y Alfred Polgar, que incluso escribió una teoría sobre el Café Central.

Uno de los aspectos que hace grande a este café es la manera en que la atmósfera permite disfrutar de casi un tiempo de lujo mientras bebes un café. El interior incluye pilares de mármol con techos arqueados y luces colgantes. El exterior es el viejo estilo vienés con ventanas decoradas y arqueadas. La construcción entera es de estilo gótico antiguo, que ha sido renovado muy bien con el fin de mantener el ambiente de estilo antiguo con el café.

Aunque es bastante caro, vale la pena probar varios elementos del menú. La sopa de carne con tiras de tortilla es una delicia vienesa clásica, y no es menos deliciosa en el Café Central. Esto, por supuesto, se combina con la cultura típica de un café, incluidos los camareros, música en vivo en la noche y el ambiente intelectual que siempre ha acompañado a este café.

Café Central está perfectamente situado detrás de Hofburg, convirtiéndolo en un lugar ideal para detenerse por una pieza deliciosa de Apfelstrudel y rico chocolate caliente después de que has pasado horas vagando por los cercanos museos y el Palacio Imperial. Es recomendable reservar para grupos.

Foto Vía: Andreas Praefcke

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Viena


Deja tu comentario