Basílica Wilten, iglesia rococó en Innsbruck

Basilica Wilten

La Basílica Wilten es uno de los lugares en Innsbruck que se ha mantenido como un lugar de peregrinación por muchos años. Según la leyenda, incluso los soldados romanos llegaron a la iglesia a causa de la fama de la imagen de la Virgen María, que se le atribuyen poderes milagrosos.

La primera iglesia fue construida alrededor de 1259, y había un gran número de peregrinos que la visitaban, pero debido a su estado de deterioro, fue reconstruida en estilo rococó entre 1751 y 1756 con majestuosas torres gemelas y una fachada de color amarillo mantequilla. El diseño de la nueva iglesia fue confiada a Josef Stapf, uno de los arquitectos de iglesia más eminente de su generación.

Se dice que la emperatriz María Teresa tenía un cariño para el color amarillo, de hecho es más evidente en Innsbruck y la Basílica. El interior es una mezcla prismática de colores suaves, con un oro dominante que le da un color dorado y yeserías rococó lujosos de Franz Xaver Feichtmayr y Anton Gigl. Los murales del techo son elaborados por Matthäus Günther y representan escenas de la vida de la Virgen María.

El impresionante altar está adornado con un dosel de brocado, cubriendo la famosa estatua de peregrinación de piedra arenisca de la Virgen María. Cuatro columnas de mármol sostienen el dosel, de ahí el nombre de «Nuestra Señora de los cuatro pilares».

La Basílica Wilten se encuentra a los pies de Bergisel. Es posible caminar a Bergisel dos kilómetros a través de la ciudad, sin embargo, es una cuesta empinada para aquellos con problema en las piernas. Muchas batallas tuvieron lugar en esta colina arbolada, incluyendo una con Napoleón. También fue el sitio de una guarnición romana llamada Veldina y el actual sitio del salto de esquí Olímpico. La zona de esquí ofrece una buena vista de Innsbruck.

La entrada a la Basílica Wilten es gratuita, pero se aceptan donaciones de libre voluntad. Tarjetas postales están disponibles para aquellos que siguen las reglas y no toman fotos. Durante los servicios religiosos, no se permite hacer turismo. Es sin duda una de las iglesias en estilo rococó mas bellas de Tirol.

Foto Vía: Ikiwaner

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Innsbruck


Deja tu comentario