La Iglesia de San Sebastián y su cementerio

Cementerio San Sebastian

La Iglesia de San Sebastián es una de las muchas iglesias barrocas de Salzburgo que, junto con su cementerio, es un lugar de visita obligado en la ciudad.

La Iglesia de San Sebastián fue una iglesia gótica construida en 1505-1512. Se encuentra en Linzergasse donde se establecía un cementerio para personas pobres, personas con lepra, y víctimas de la plaga antes de 1500. El patrón de la iglesia es San Sebastián, que se decía que era una defensa contra la peste.

El cementerio ganó una nueva importancia con la construcción de la iglesia y se convirtió en la última morada de burgueses bien conocidos de Salzburgo, familias de comerciantes, así como personalidades famosas. Aquí se encuentra la tumba de la familia Mozart, así como el mausoleo del príncipe arzobispo Wolf Dietrich von Raitenau. Un tramo de escaleras lleva al interesante cementerio de San Sebastián.

Para ajustar el edificio a un estilo barroco tardío la iglesia fue reconstruida en los años 1749-1753. Después de un incendio en 1818 la iglesia fue reconstruida de nuevo. Los frescos del techo de la iglesia, pintados por Paul Troger, y la pintura de altar que representaba a San Sebastián fueron completamente destruidos en este fuego. En la renovación, las pinturas se sustituyeron por las obras de artistas contemporáneos y los confesionarios fueron modernizados.

Una de las cosas para hacer en Salzburgo es visitar la puerta de hierro forjado con impresionantes rosas de hierro y jarrones que se conservaron después del incendio. La parte superior del campanario está diseñada como una «Torre de cebolla», que es muy típico de iglesias católicas en Austria y Alemania y significa que la parte superior de la cúpula se asemeja a la forma de una cebolla.

Junto a la entrada se puede ver una estatua de San Sebastián por el escultor Josef Anton Pfaffinger. El altar mayor está decorado con una hermosa Virgen con el Niño, obra de Hans Waldburger que data de 1611 y fue trasladada allí desde la Iglesia de St. Andrews.

La Capilla de Gabriel con el mausoleo del príncipe arzobispo Wolf Dietrich en el centro del cementerio es sin duda la tumba más hermosa. La tumba del conocido médico Theophrastus Bombast von Hohenheim, conocido como Paracelso, también se puede encontrar en el pasaje del cementerio.

Foto Vía: Rhiannon Boyle

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Salzburgo


Deja tu comentario