La ciudad amurallada de Eggenburg

Eggenburg

Por su ubicación, bastante lejos de todo, la parte norte de Baja Austria es descuidada ampliamente por el turismo internacional. Un ejemplo de esto es Eggenburg, que solo es utilizada ocasionalmente como un destino de escala en un viaje entre Viena y la República Checa. Aquellos que hacen su parada allí pueden ser sorprendidos por el bonito centro histórico de la ciudad.

Eggenburg todavía puede presumir de murallas casi completamente conservadas, dominadas por tres torres. Estas murallas encierran varios elementos que invitan a un viaje personal a través del tiempo.

Desde los hallazgos prehistóricos y primitivos en el museo Krahuletz, pasando por la Edad Media con la iglesia parroquial y la instalación militar, hasta el gran Renacimiento y edificios de estilo barroco en la plaza Hauptplatz.

La Hauptplatz, o plaza principal, cuenta con una columna de la peste barroca, una iglesia parroquial gótica que incluye un osario copado, y varias casas burguesas barrocas y renacentistas. Un paseo por la ciudad vieja de Eggenburg y sus antiguas casas esculpidas es una oportunidad para ver la gran habilidad de sus albañiles.

El ejemplo más interesante es la Gemalte Haus, una casa pintada, en la esquina de la Kremserstrasse que fue esgrafiada de temas antiguos y bíblicos. El esgrafiado es una técnica utilizada para decorar la cerámica o las paredes de yeso, en que la capa superior tiene patrones de rayado, revelando una capa inferior de color diferente.

Además del museo Krahuletz hay otros dos museos: el museo de la ciudad, con una excelente colección de relojes de los siglos XVIII y XIX, y el Österreichische Motorradmuseum o «Museo de la motocicleta de Austria», que es para los aficionados a las motos la principal razón para visitar la ciudad.

El Österreichische Motorradmuseum tiene una colección bien cuidada de más de 300 motocicletas antiguas. Se dedica a la historia de la motocicleta desde las primeras máquinas hasta el presente. Naturalmente, la industria austriaca de motocicleta está bien representada con ejemplos de fabricantes como Puch, pero la colección también contiene máquinas de otros fabricantes internacionales, que representan 200 marcas en total.

Si dispones de más tiempo para explorar, la naturaleza en estado puro puede ser experimentada en una caminata confortable o en uno de los carriles para bicicletas en los alrededores de Eggenburg. Hay muchos puntos interesantes para visitar.

Foto Vía: flightlog

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Baja Austria, Eggenburg


Deja tu comentario