El Festival de música antigua, en Innsbruck

Festival de Musica Antigua en Innsbruck

La ciudad de Innsbruck solía ser uno de los puntos clave de la música barroca y renacentista de toda Europa. Eran proverbiales las celebraciones, allá por los siglos XVI y XVII, se reunían artistas y pobladores de la zona para escuchar y cantar hasta altas horas de la madrugada. Aquella tradición aún sigue en pie. El Festival de música antigua es, a esta altura, más que un clásico austríaco.

Desde el punto de vista cultural, es el encuentro más importante de este género musical, con el correr del tiempo se ha convertido en el punto de encuentro para los intérpretes y compositores más destacados, además de orquestas y compañías originales. Entre otros, estuvieron presentes Nikolaus Harnoncourt, Alan Curtis y la cantante de ópera Jennifer Larmore.

Los recitales tienen lugar a lo largo de toda la ciudad, desde las plazas hasta los teatros y las iglesias. Se ejecutan piezas de maestros como Heinrich Schütz, Dietrich Buxtehude, Johann Sebastian Bach, Georg Friedrich Händel y Georg Philipp Telemann. La idea, además de visitar piezas clásicas, es incluir elementos que sobrevuelen episodios clave de la historia austríaca, como las luchas religiosas y las guerras cívico-militares.

Hay determinados escenarios donde la entrada es libre y gratuita. En otros hay que pagar, pero los precios son verdaderamente accesibles. La intención no es organizar una jornada exclusiva sino todo lo contrario: que sea de acceso popular. En cada lugar suele haber puestos donde venden comidas típicas, e incluso se puede pasear por detrás de los escenarios, para ver la escenografía desde una óptica muy poco frecuente.

Por lo general, el festival dura unos 18 días y tiene lugar en agosto, de ahí que tengáis que reservar vuestros vuelos con antelación para no tener problema. El clima siempre acompaña para celebrar las jornadas y el público se acerca masivamente. Notablemente, hay muy buena repercusión en la juventud, aunque no es la música que mayoritariamente escucha, el festival sirve como referencia y punto de reunión.

En el concierto final, se presentan los artistas que concursan por el premio mayor. Cada uno interpreta una pieza barroca, casi siempre es ópera. El ganador obtiene dinero en efectivo y un lugar en la grilla de actividades para el próximo año.

Foto vía: tripwolf

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Innsbruck


Deja tu comentario