Los Babyklappe, una curiosidad austríaca

Babyklappe

Recientemente se cumplió una década de la implementación de los Babyklappe, unos curiosos buzones para depositar bebés y evitar así evitar el abandono irresponsable. Hay cerca de quince a lo largo de todo Austria, ubicados en las principales ciudades, entre ellas Viena, Graz, Linz e Innsbruck.

La idea de estos buzones es brindar seguridad a aquellas madres que deciden dejar en manos del Estado a sus hijos, luego de practicar un parto anónimo en hospitales públicos con todas las seguridades asépticas y legales. No son demasiados los casos registrados en estos diez años: apenas 29 bebés fueron depositados en estos buzones, de los cuales 21 se registraron en Viena. El concepto es similar al que antiguamente se utilizaba en los conventos, donde se solían dejar bebés en la puerta durante las noches.

Según la legislación vigente, si se utilizan los Babyklappe el abandono no es considerado delito, ya que el bebé es inmediatamente recibido por un grupo de especialistas que se encargan de su cuidado y de darlo en adopción a una familia que previamente se anotó en un registro y demostró estar en condiciones psicológicas y emocionales de hacerse cargo del recién nacido.

Desde el punto de vista técnico, los buzones son cunas climatizadas, amplias y ventiladas que están comunicadas con el interior de un hospital. Tienen cámaras y sensores que avisan inmediatamente si alguien dejó a un bebé, entonces los médicos pediatras van inmediatamente a buscarlo.

Quien entrega al bebé se lleva una carta escrita en ocho idiomas donde se explica cómo contactar con el hospital, también tiene a su disposición un sello de goma para tomar una huella del recién nacido y un documento certificado por si quiere reclamar después al niño. Ni la cara ni los datos de la persona se dan a conocer, obviamente: es un trámite anónimo y prolijo.

Es notable que estos buzones se han convertido en un verdadero símbolo del siglo XXI. No sólo por cuestiones inmediatas relacionadas con la adopción responsable sino por cuestiones políticas, especialmente enlazadas con el análisis de género y las nuevas alternativas a una natalidad interrumpida de forma incorrecta. Es muy común ver turistas tomándose fotos al lado de los Babyklappe, a fin de cuentas, es una verdadera curiosidad y un elemento social que mueve a la reflexión.

Foto vía: XianSmith

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Austria


Comentarios (2)

  1. angela dice:

    Tenia que ser Austria que gran PAIS al dejar estos buzones para los bebes abandonados, que maravillosa accion! ojala que realizara esta excelente idea en todo el mundo! BRAVO AUSTRIA BRAVO!!! PAIS DE DONDE NACIERON LOS ANGELES!

  2. Jose Alberto dice:

    Acabo de enterarme de que existe algo asi en el mundo.
    Realmente es una maravillosa accion que posibilita al pequeñ@ tener una calidad de vida ante lo que podria ser otro tipo de destino final.

Deja tu comentario