El Faro Podersdorf, el único sobreviviente

Faro Podersdorf

Es curioso pensar que un país tiene faros pero no salida al mar. Ese es el caso de Austria, territorio que perdió sus costas marítimas al terminar la Primera Guerra Mundial: el imperio austrohúngaro se desmembró y los gobiernos de Italia, Croacia y Eslovenia salieron beneficiados en este sentido.

Sin embargo hay una decena de faros, ubicados en las proximidades de distintos espejos de agua; el más famoso, el único que todavía presta sus servicios, es el de Podersdorf, en la orilla del lago Neusiedlersee, al sudoeste de la ciudad de Viena.

Su circunferencia es de unos once metros y tiene cerca de 25 metros de altura. Como es costumbre, está pintado con rayas horizontales, en este caso rojas y blancas, de forma asimétrica. En el ápice está la cabina de mando, resguardada con gruesos vidrios repartidos en ocho ventanas rectangulares.

La única forma de llegar es a través de un viejo muelle de madera que actualmente se encuentra cerrado por cuestiones de seguridad. Todos los días, un farero se encarga de encender la potente lámpara, que a esta altura tiene más valor simbólico que otra cosa.

El lago Neusiedlersee es el más grande de todo Austria, está a pocos kilómetros de la frontera con Hungría. Es el corazón de una zona excelente para disfrutar en verano, tiene en su orilla una superficie de arena y piedra, muy agradable para sentarse a almorzar y disfrutar del sol.

Muy cerca hay también un camping familiar que ofrece todos los servicios necesarios para tender una carpa y pasar la noche. Allí se puede cocinar, hay baños privados y luz eléctrica. El lago no tiene casi superficies hondas, se puede uno bañar y nadar con total tranquilidad. Hay también pequeñas tiendas donde se alquilan kayaks y botes a remo.

Para los que no se quieren quedar quietos, la mejor opción es alquilar una bicicleta y salir a pedalear, está todo preparado con senderos y ciclovías que atraviesan el paisaje arbolado y comunican entre sí a pequeños poblados. Se puede visitar el campo de golf y el antiguo cementerio celta, o, para los más aventureros, probar los circuitos de escalada en roca.

Foto vía: faktor

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viena


Deja tu comentario